Consejos a la hora de comprar unos zapatos

6 noviembre 2007

En este artículo os muestran unos consejos a la hora de comprar zapatos. En Sara Díaz los tenemos en cuenta.

http://www.clubpiegrande.blogspot.com (EL CLUB DEL PIE GRANDE)

  1. No corra a comprarse zapatos sin saber realmente cuanto calza. No olvide que una cosa es el largo y otra el ancho del pie, por lo que no sólo tiene que ser correcto el número sino también la horma del zapato. Del mismo modo, es importante saber si las medidas de ambos pies difieren o son iguales.
  2. Compre el calzado teniendo en cuenta el tamaño del pie más grande. Si lo necesita, compre una plantilla para llenar el espacio libre en el otro zapato.
  3. Asegúrese que el talón y los dedos de los pies encajen bien en el zapato. La suela debe proporcionar un ángulo amplio de movimiento y el talón no debe resbalar al caminar.
  4. Debe haber aproximadamente 1 centímetro de distancia entre la punta del dedo más largo y el zapato.
  5. Camine por el negocio. Asegúrese que el zapato es cómodo para un paseo corto, pues cualquier dolor se volverá aún más intenso en un paseo más largo.
  6. No piense que el zapato después “se estirará”. Es un concepto erróneo pensar que los zapatos deban comprarse estrechos para que puedan estirarse luego. Los zapatos deben encajar justo en su pie desde el momento en que se los prueba.
    Si el zapato no le queda bien, no lo compre.

Recomendaciones:

  1. Póngase de pie al medir sus pies ya que la longitud de los pies es mayor cuando usted está de pie.
  2. Preferentemente hágalo hacia el fin del día. En ese momento sus pies estarán ligeramente más grandes que por la mañana… esta es la mejor manera de comprar el calzado.
  3. Mida sus pies cada vez ya que su tamaño puede cambiar con el tiempo. ¡Y nunca compre un zapato basado exclusivamente en el tamaño que usa usualmente, pruébelo primero

Anuncios

Pies sanos para una vida más cómoda

6 noviembre 2007

Este artículo nos da consejos para unos pies sanos. 

http://www.clubpiegrande.blogspot.com (EL CLUB DEL PIE GRANDE)

Consejos para unos pies sanos

Por término medio caminamos unos 120.000 Km. durante nuestra vida. La mayoría de nosotros, sin embargo, le dedicamos muy poco tiempo al cuidado de los pies. No sólo los descuidamos sino que los obligamos a andar comprimidos en unos zapatos mal concebidos por la moda sorprendiéndonos luego de que nos salgan callos dolorosos, juanetes y uñeros.

Es muy importante que empecemos a cuidar nuestros pies desde la infancia y que les prestemos la misma atención que al resto de nuestro cuerpo.

La piel de las plantas de los pies está tan especializada como la de las palmas de las manos. La capa más superficial es más dura y gruesa, carece de pelos y de glándulas sebáceas. La capa más profunda, o dermis, está bien provista de tejido adiposo y elástico y forma un almohadillado que resiste a la compresión.

Las uñas de los pies crecen a una velocidad sumamente reducida, unas cuatro veces más despacio que las manos, y tardan aproximadamente un año en renovarse.

Callos

Los pies, la piel, las uñas y en ocasiones las piernas, padecen los efectos de unos zapatos de formas extravagantes. Por la fricción que los zapatos producen en la piel de los pies, ésta reacciona engrosándose, especialmente a nivel de epidermis, dando lugar a la formación de callos. Es importante tener en cuenta que no debemos hacer nada para reparar estas callosidades, deberemos acudir a un podólogo para que los valores, cuide y nos aconseje como evitarlos.

Consejos para unos pies sanos

Caminar descalzo:
Cuando caminamos descalzos, sobre todo por la arena de la playa, estamos estimulando los centros reflejos de los pies, estos centros reflejos del pie, son en realidad terminaciones de nuestro sistema nervioso, así, con un gesto tan fácil como es caminar descalzo, podremos relajarnos y sentiremos una sensación de relajación excelente.

Tacones:
Se debe ser muy cuidadoso a la hora de elegir el calzado, los tacones excesivamente altos fuerzan el pie y lo deforman, nos obligan a caminar en una posición forzada y trasmiten los problemas a la columna vertebral. Si tu trabajo te obliga a largas caminatas o pasas mucho tiempo de pie, olvídate de ellos, aunque te hagan unas piernas bonitas, lo que importa es tu salud.

Masaje:
Los pies son muy agradecidos con el masaje, para ello, descálzate y siéntate en un taburete, coloca tu pie sobre la rodilla contraria y con las manos da pequeños masajes circulares con una presión media. Si tus pies están muy resecos usa una crema hidratante, para que te sea más fácil de dar el masaje. Estira los dedos uno a uno y da palmadas en la planta del pie. Con esto conseguirás una mejora de la circulación sanguínea.

Piernas cansadas:
Si después de una dura jornada, llegas a casa con las piernas cansadas, acuéstate 5 minutos en el sofá y coloca las piernas sobre el respaldo y muevelas como si estuvieras caminando por la pared, con esto consigues que la sangre retenida en tus músculos circule más fácilmente y aliviaras la sensación de pesadez de tus piernas.